El antropocentrismo y la desaparición de las abejas

desaparición de las abejas

La gran paradoja de este siglo es que el animal no humano Concepto introducido en etología cognitiva, que consiste en diferenciar a los animales en humanos y no humanos. A pesar que los ANH tienen grandes semejanzas con los animales humanos, se establece este marco conceptual básicamente con fines de investigación, con el objeto de analizar y comparar comportamientos. quizás más importante para la vida de los humanos, está desapareciendo, a esta altura irremediablemente.

Las abejas a través de la polinización se constituyen en la pieza más importante para conservar el equilibrio del entorno. Su labor tiene un valor innegable en el desarrollo de las especies, cuya existencia está fuertemente ligada a la polinización. Según datos de la FAO, el 73% de las especies vegetales en el mundo son polinizadas por alguna especie de abeja y el 33% de la alimentación humana depende de las abejas. Muchas especies, incluso las introducidas artificialmente, como la mayoría de las frutas, requieren de la polinización para asegurar su existencia.

No sólo por su actividad en beneficio del equilibrio natural, sino principalmente porque su vida y permanencia en la naturaleza debe ser preservada y cuidada, es necesario realizar nuestros mejores esfuerzos para evitar su extinción.

Sin embargo, desde hace varios años diversos investigadores han venido llamando la atención acerca de su desaparición. La mayor generadora de miel, Apis mielífera ha manifestado una muy preocupante declinación en sus poblaciones en varios países del mundo. En la segunda mitad del siglo pasado, desaparecieron cuatro especies de abejas, principalmente en Europa. En el Reino Unido, en ese mismo período, desaparecieron tres de las veinticinco especies y ocho presentaron una importante declinación de sus poblaciones.

En América, las denominadas abejas solitarias – que representan más del 85% de la masa poblacional – han manifestado una preocupante disminución y particularmente en el caso del género Bombus, se ha descrito la desaparición de cuatro especies, mientras que al menos nueve especies se encuentran en inevitable riesgo de extinción.

Un reciente estudio realizado en USA , en 139 condados (Science Daily, Feb. 17, 2017), demostró que las abejas están desapareciendo aceleradamente principalmente en lugares donde se ha transformado la explotación agrícola hacia la creación de campos de pasturas.

Sin duda que las principales razones de este proceso se encuentran en el antropocentrismo Desde un punto de vista ético, se reconoce como el planteamiento que los intereses humanos están por sobre cualquier otra consideración. De modo que la condición de bienestar de la naturaleza humana, son los únicos principios de juicio según los cuales se deben evaluar los seres vivos, es decir cualquier preocupación moral por cualquier otro ser, debe ser subordinada al interés de los humanos.. La creciente obsesión de los humanos de alimentarse de cadáveres de animales no humanos, ha sido el precursor para que grandes áreas de vida natural hayan sido arrasadas para convertirlas en campos de cultivo de soya y praderas artificiales, el uso de pesticidas, las grandes áreas que son quemadas para convertirlas en campos de cultivo, la transformación brutal del entorno y la consecuente desaparición de especies nativas que sirven de apoyo a su sobrevivencia y a la de los animales humanos, la introducción de especies exóticas, la hibridización en busca de especies más agresivas, el saqueo de sus colmenas por parte de los “mieleros”, el robo incontrolado de la miel que les permite sobrevivir en períodos carentes de crecimiento vegetativo, la sobreexplotación, la fumigación con agentes de alta toxicidad, están marcando su desaparición.

La falta de respeto por la vida de los animales no humanos es quizás la principal expresión del antropocentrismo, sin tomar en consideración que al terminar con nuestros semejantes estamos marcando el camino de nuestra desaparición.

desaparición de las abejasExisten muchas formas en que podemos ayudar a la sobrevivencia de las abejas, especialmente en el ámbito urbano, algo liberado del genocidio rural. Sembremos en nuestras casas especies mielíferas, construyamos pequeños panales para que puedan establecerse y lo más importante, no nos convirtamos en saqueadores de su más preciado tesoro: la miel. No consumamos miel ni productos que la contengan. Consumir miel es ser cómplice de la explotación de una de las especies más cognitivas de la naturaleza.

Los humanos civilizados y sensibles acerca de la miseria que está viviendo el entorno, depende la sobrevivencia de ésta y de otras especies en el camino de su fin.

 

Sea el primero en comentar

Escriba su mensaje

Su dirección de correo no será publicada.


*