SERNATUR promociona la violencia contra animales no humanos

SERNATUR violencia contra animales no humanos

SERNATUR promociona la violencia contra animales no humanos.

A pesar de los esfuerzos que hace la sociedad por terminar contra la explotación de animales no humanos. Que es un hecho probado científicamente que la visión especista y bienestarista ya no tienen ningún sustento, dado que los animales no humanos son consideradas especies poseedoras de cognición, empatía y neuroafectividad, que sus emociones en muchos casos alcanzan niveles superiores a aquellas que los animales no humanos se atribuyen como propias de su especie.

A pesar que la comunidad de humanos cada día se sensibiliza en torno a que nuestros semejantes les debemos respeto y trato digno y consecuente con ello existen importantes movimientos que trabajan por la creación de leyes tendientes a la protección de su vida digna.

A pesar que el mundo se encuentra en una potente etapa de cambio hacia la integración interespecífica, la principal organización del estado de Chile orientada a promover nuestros espacios y “valores culturales”, patrocina eventos que se caracterizan por la extrema violencia y explotación contra especies sintientes.

Las jineteadas, junto con otros “deportes” antropocéntricos, son sin lugar a dudas una de las “actividades” de explotación y maltrato extremo, donde machos humanos cargados de testorena, se dan al placer de practicar violencia sin límites contra sus dominados equinos, muchos de los cuales mueren como respuesta a la más básica de las expresiones de la “especie superior”.

No sólo es una gran contradicción en una sociedad que literalmente va por otro camino, que promueve la integración con los animales no humanos. Es sin duda una falta de respeto hacia la sociedad, financiada con los impuestos que pagamos quienes mayoritariamente nos oponemos a estas estupideces.

SERNATUR podría tener la opción legal de auspiciar estas masacres, lo que no tiene es la opción ética y consecuentemente debe una explicación mayúscula al estado y a los ciudadanos que teóricamente representa. Realmente una vergüenza que ofende al espíritu de millones.

 

Sea el primero en comentar

Escriba su mensaje

Su dirección de correo no será publicada.


*